¿Amante del helado? Identifica el perfecto

Amante del helado

Sin duda alguna una buena copa de helado no le cae mal a nadie. Cuando estamos deprimidos, bajones de azúcar o simplemente para degustar un rico postre, un buen helado es la solución más acertada que podamos encontrar.

Sin embargo, existe una manera de disfrutar este rico manjar de manera más profesional, por ello, en este post compartiré contigo algunos tips para que puedas apreciar el helado perfecto.

Color

Para empezar, ese helado color rojo casi fluorescente que solíamos comer de pequeños no es natural. Si aún lo comes, probablemente cuando termines tu lengua y estómago estarán de ese color. Los helados sin colorantes artificiales pueden parecer aburridos pero al menos no estás pintando tu cuerpo por dentro.

Sabor

Hay un abismo de diferencia entre un helado de vainilla artificial y uno hecho con vainas de vainilla de Veracruz.

Lo mismo pasa con el de limón, naranja o fresa. Cuando los ingredientes son naturales, el sabor es muy distinto.

Textura

Seguro te has enfrentado a un helado que se estira como chicle. La consistencia chiclosa significa que tiene hasta 50 gramos por kilo de estabilizantes y emulsificantes, una bomba terrible de químicos que sería mejor evitar.

Grasa

Nada más molesto que en cada bocado una capa de grasa se quede pegada en el paladar. No hay mucho que decir al respecto, solo que la fórmula no es equilibrada y que tiene más grasa de la que debería.

Azúcar

Queramos o no, el azúcar funciona como el PAC (Poder Anti Congelante) en la fórmula del helado, por ello es prácticamente imposible que uno natural no la tenga. Irónicamente, los helados sin azúcar son menos saludables.

Peso

Las heladerías de baja calidad suelen inflar sus productos para que estos rindan más, de esta forma comes más aire y menos producto. Un buen helado debe pesar 800 gramos por litro, la mayoría pesa 400.

Cristales

Si un helado tiene cristales tuvo un mal proceso de congelación. Puede ser que se enfriara en etapas o que en el traslado se descongelara y se volviera a congelar. Lo ideal es que tenga una textura tersa.

Tiempo de congelación

El único inconveniente de los helados naturales es que al no tener aditivos ni conservadores solo duran dos meses en el congelador, aunque, siendo sinceros, ¿a quién le puede durar tanto un helado delicioso?

Además, una vez servido, el helado artesanal tarda casi el doble en derretirse que el artificial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *