Erradica los gases intestinales con estos tips

erradica-los-gases-intestinales-con-estos-tips

Muchas personas sufren de gases intestinales que pueden evacuarse en forma de eructos o ventosidades, ocasionando a veces incomodidad tanto para la propia persona como entre las personas que pueda tener cerca de él o ella.

Conoce el meteorismo o flatulencias

Según una web de medicina, el meteorismo es la sensación de tener el abdomen hinchado, distendido y lleno. Puede ser debido a que existe un aumento real del contenido de gases en el intestino y/o a una sensibilidad personal aumentada a la distensión de la pared intestinal a los mismos que causan dolor subjetivo (es decir, hay gente más sensible a percibir los gases de forma molesta sin que exista realmente más gases).

En este segundo caso suelen haber otros trastornos funcionales abdominales asociados como la dispepsia funcional o el síndrome del intestino irritable. Cuando la sensación de distensión e hinchazón es en la parte alta del abdomen, en la zona del estómago, suelen entrar dentro de lo que llamamos dispepsia, algo un poco diferente a los gases intestinales.

El gas del intestino contiene nitrógeno, oxígeno, hidrógeno, dióxido de carbono y metano. Proviene del aire tragado por un lado y de la producción intestinal por otro. Una pequeña parte puede venir de los gases contenidos en la sangre por difusión pero no ocasiona molestias.

El aire tragado al comer es el que tenemos en el estómago y se suele eliminar en su mayoría eructando, aunque una pequeña parte pasa al intestino.

La mayoría del gas intestinal se produce por la fermentación de los alimentos por la flora intestinal y se eliminan por el ano como ventosidades (pedos), metabolizándolo por las bacterias del colon, una parte por difusión a la sangre y vida ascendente como eructos.

¿Cómo se producen?

Muchas veces se producen por hábitos dietéticos que favorecen los gases, otras por comer con prisas, hablar demasiado mientras comemos o cenar tarde y acostarnos recién cenados. A veces el consumo excesivo de algunos alimentos vegetales pueden hacernos producir más gases (los vegetarianos suelen producirlos más), o de bebidas gaseosas; el estreñimiento puede favorecer la fermentación de los alimentos cuando deberían haber sido ya evacuados y en algunas ocasiones el problema es una flora intestinal en malas condiciones que favorecen la fermentación de los hidratos de carbono y las malas digestiones…

La sensación de vientre hinchado pueden ser síntomas de enfermedades como el Síndrome del intestino irritable, la dispepsia funcional o la enfermedad celiaca que no debemos olvidar.

Erradica los gases intestinales

-Reduce los alimentos que producen más gas y los que notes que personalmente más te perjudican, estate atento.

-Elimina de tu dieta las bebidas gaseosas y refrescos azucarados (o educlorados/lights), cerveza, chocolate, azúcar, dulces y repostería industrial, café, quesos curados y frituras.

-Las legumbres (Garbanzos, lentejas, habas, alubias, guisantes, soja…), las verduras crucíferas (col, coliflor, coles de Bruselas, la lombarda o el repollo) producen muchos gases. Utiliza para su cocinado condimentos como el hinojo, la menta, hierbabuena, comino, el orégano o el anís estrellado, que son carminativas y reducen la formación de gases, úsalos para cocinar verduras y legumbres. Si esto no es suficiente, disminuye su consumo a 1-2 veces por semana. Son mejores en puré y pasadas por el “chino”, y las legumbres se digieren mejor si se dejan en remojo antes de cocerlas. Evítalos por la noche.

-Modera el consumo de alcachofas, nabos, espinacas, acelgas, lechuga, espárragos, pepino, pimiento, cebolla cruda, patatas, rábanos. Evítalos a la noche.

-Las pasas, albaricoques, plátanos y ciruelas son frutas que dan más gases, evítalos si te van mal.

-Evita el azúcar, pero también los edulcorantes artificiales pues éstos también alteran la flora intestinal. Si lo necesitas toma miel con moderación.

-Por la noche el intestino se enlentece por lo que es más fácil que se produzcan gases. Por ello cena temprano y no te vayas a dormir justo después de cenar, deja pasar al menos 3 horas. Evita los alimentos que más gases producen en la cena.

-Los cereales integrales pueden producir más gases que los refinados a pesar de ser mejores para la salud que los primeros. Modera su consumo. Las masas de pan fermentadas con levadura madre se digieren mejor y producen menos gases. Los panes que llevan químicos gasificantes en vez de levadura (la mayoría del pan barato y congelado que está tan de moda lo llevan) se digieren peor.

-Reduce el uso de tomate, apio y zanahoria en las ensaladas si compruebas que te dan gases. El tomate pelado produce menos gases.

-Las frutas son preferibles maduras y si tienes muchos gases, entonces mejor peladas: las más aconsejadas son el melocotón, manzana, pera, melón, sandía, kiwi, papaya, piña…

-Son preferibles los yogures con bifidobacterias que ayuda a regenerar la flora saludable y a mejorar el tránsito intestinal reduciendo el estreñimiento, la fermentación y la formación de gases. Toma uno al día.

-Las carnes en general no producen gases, pero no debe abusarse de ellas, toma las menos grasas. Las rojas como máximo 1 ó 2 veces por semana.

-Es preferible el pescado (blancos y azules) a la carne, que tampoco producen gases.

-Es mejor la cocción, el horno y la plancha, y mucho peor los fritos o rebozados.

-Puedes tomar huevos hasta 5/semana escalfados, pasados por agua, duros o en tortilla francesa (mejor huevos ecológicos nº0 o camperos nº1)

-Evita los suplementos de proteínas de gimnasio, sobre todo a bases de ovoalbumina porque producen con frecuencia gases y ventosidades mal olientes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *