Trucos para controlar tu dinero

Trucos para controlar tu dinero

La mayoría de las personas sueñan con posees grandes cantidades de dinero para así poder darse todos los lujos que quieran y vivir una vida tranquila y en paz con sus seres queridos. ¿Te imaginas? Tener una bóveda de dinero como la que tenía el Tío McPato y ser cochinamente rico.

Claro, esto es solamente una utopía porque la realidad es que ninguna persona sabe administrar de la manera adecuada su dinero (y eso que muchas veces es poca la cantidad monetaria con la que se cuenta)… imagínate cómo sería administrar grandes sumas de dinero. La locura.

Controlar el dinero no es algo que se pueda hacer de la noche a la mañana, requiere de bastante disciplina y constancia para mantenernos firmes ante las ganas de despilfarrar el dinero en cosas banales que vemos a diario. Para las personas que tienen tarjetas de crédito, es una tarea un tanto ardua el mantener la cantidad de dinero correspondiente para el pago de cuotas de las mismas.

A mí muchas veces me ha pasado que, gasto más de lo que tengo y cuando me pongo a ver, ¡estoy ahogada en deudas! Te lo digo en serio, no es tarea fácil saber controlarse para no gastar el dinero en ese dulce favorito que tienes semanas queriendo comer; mucho menos sencillo crearse el hábito de administrar el dinero como es debido (dejando para ahorros personales, pago de deudas y cantidad de la cual puedes disponer).

Siempre es bueno repasar el libro El Hombre más rico de Babilonia, trae unas recomendaciones ancestrales sobre la administración del dinero y la forma adecuada de siempre tener nuestra bolsa de monedas en buen estado. En caso que no quieras leerlo (aunque de verdad lo recomiendo muchísimo) puedes empezar a practicar estos sencillos pero poderosos consejos para que siempre cuentes con dinero a tu disposición.

¡No lo malgastes!

-Monitorea tus gastos: puede ser mediante una aplicación o manualmente, pero es bueno que de ahora en adelante lleves un control de las cosas en la que gastas dinero y cuánto fue la cantidad. Por más mínimo que sea, debes anotarlo. Esto te dará una idea de los gastos que en realidad tienes a diario y poder cotejar o jerarquizar los gastos que en realidad son necesarios.

Haz un presupuesto: esto es algo que deberás hacer religiosamente, sin importar lo que pase. Puedes tomar el 10% de tus ingresos para tus ahorros personales y lo demás distribuirlos entre pago de deuda (el cual no debe ser tocado bajo ningún concepto, solo para pagar cosas que debes) y dinero con el cual puedes contar.

Practica el gasto de manera consciente: esto significa que, a la hora de gastar dinero, lo destines solamente a lo necesario. Debes reducir los gastos que tienes en las cosas que te gustan y ser más responsable en los gastos que sí requieran tu atención.

No es ahorro, es ganancia: en vez de pensar que tienes que “ahorrar”, cambia tu pensamiento por “ganancias”. ¡De esta manera serás un ahorrador motivado!

Y lo más importante de todos estos tips, es que los combines con una gran determinación y crear hábitos para cumplirlos a cabalidad. Quien tiene pleno control sobre sus finanzas, podrá ser más organizado en cualquier aspecto de la vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *